Prevención del Alzheimer

Se sabe que hay factores genéticos que aumentan el riesgo de sufrir Alzheimer y otros tipos de demencia. Pero la incógnita es hasta qué punto esa carga puede ser compensada por el estilo de vida. Un nuevo estudio suma evidencia en ese sentido: hábitos saludables pueden ayudar en la prevención aunque exista predisposición genética.

Independientemente de la herencia genética de una persona, llevar una una buena dieta, hacer ejercicio, un bajo consumo de alcohol y no fumar aleja las posibilidades de sufrir demencia, cuya forma más común es el Alzheimer, según el artículo publicado en la revista JAMA y presentados en la Conferencia Internacional sobre el Alzheimer en Los Ángeles (Estados Unidos).

Unas 50 millones de personas sufren de demencia senil y Alzheimer. La incidencia siempre depende de una combinación de predisposición genética y estilo de vida, aunque se desconoce el peso específico de cada parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *