La mejor esgrimista mexicana denuncia el maltrato de los directivos y se nacionaliza uzbeka

Paola pliego, excluida de los juegos de Río por un error en un control antidopaje, explica que los dirigentes le han hecho la vida imposible

Paola Pliego compitiendo en Kazán, en 2014.

Paola una de las mejores esgrismistas de México, ha decidido renunciar a competir bajo la bandera de su país a causa del maltrato de que es objeto por parte de los dirigentes deportivos
La paciencia de Pliego ha llegado al límite después de demostrar que el positivo en un control antidopaje que motivó su exclusión de los Juegos de Río, se debió a un “error” de los laboratorios mexicanos. No solo eso. Pliego denuncia que los directivos de su país le hacen la vida imposible: la segregan del equipo nacional en los viajes y no la inscriben en los torneos para los que se clasificó. Harta de la situación, la esgrimista mexicana ha decidido nacionalizarse por Uzbekistán.
Después de más de tres años de una constante pelea contra el sistema, la situación colocó a la deportista en un callejón sin salida: “O me iba de México para poder competir o me quedaba toda la vida frustrada viendo como los demás podían competir y yo no, imaginándome que podía haber llegado a más, pero a sabiendas de que no me dejaron”, explica la esgrimista en conversación telefónica con EL PAÍS. “Siempre con ese resentimiento y frustración. Fue en ese momento cuando dije basta. No quise rendirme y por eso tomé la decisión de competir por Uzbekistán. Comprendí que peleo más por mi país saliéndome. Siempre hay una solución más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *