Sara Carbonero de inmediato se fue para ver a Iker Casillas tras sufrir paro cardiaco

La periodista no tardó en poner rumbo a la ciudad portuguesa para apoyar a su marido tras el “susto” que este se llevó ayer miércoles tras sufrir un infarto en pleno entrenamiento
jueves 02 mayo 2019

La periodista Sara Carbonero no ha dudado en recurrir a las redes sociales para agradecer, por un lado, el sinfín de mensajes de ánimo que han recibido tanto ella como Iker Casillas en las últimas horas y, por otra parte, para acabar de tranquilizar a todos esos seguidores que seguían con preocupación la evolución médica del portero del Oporto tras el infarto de miocardio que sufrió ayer miércoles durante un entrenamiento con su equipo.

Iker Casillas, Sara Carbonero.

“Afortunadamente, todo ha quedado en un susto. Muchísimas gracias por todas las muestras de cariño y preocupación”, ha escrito la también presentadora en la sección Stories de su cuenta de Instagram y justo antes de compartir una cita cargada de optimismo frente a la larga convalecencia que tendrá que enfrentar ahora el padre de sus hijos.

“Como me decía hoy una buena amiga, la vida tiene a veces esa extraña manera de recordarnos que hay que celebrar cada latido”, posteó la toledana junto a dos imágenes que retratan a la pareja sonriente y agarrada de la mano en la habitación del centro médico donde descansa el deportista.

La inesperada noticia sobre el episodio cardíaco del excapitán del Real Madrid y la selección española generó a lo largo de la tarde de ayer una lluvia de reacciones procedentes de numerosas personalidades del mundo de la política, la cultura y el deporte. Además de desear al madrileño una pronta recuperación, como era de esperar, muchos de ellos también aprovecharon la ocasión para hacer hincapié en la legendaria trayectoria de quien fuera el mejor guardameta del planeta.

“Todo controlado por aquí. Un susto grande pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño”, escribía Iker unas horas más tarde para expresar su gratitud y mientras esperaba la llegada de Sara, quien tuvo que acortar de forma repentina su estancia en Tarifa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *