Beneficios del verano para tu piel

Las bondades de las vacaciones son indiscutibles, pero no solo para desconectar y recargarnos de energía. También lo son para nuestra piel que encuentra en el sol, la brisa y la sal marina sus mejores compañeros. Y quiénes mejor pueden comprobarlo son las personas con tendencia a tener acné y piel grasa.

¿Desaparece el acné en verano?

Durante el verano parece que desaparecen milagrosamente pero ¡ojo! es solo un espejismo. ¿El motivo? Los rayos UV engrosar la capa córnea y lo que consiguen es obstruir los poros. A simple vista, el aspecto de la piel es mejor pero cuando llegue el otoño la grasa, que en realidad no ha desaparecido, sino que se encuentra enquistada, saldrá al exterior. El acné vuelve a dar la cara y lejos quedan los efectos imaginarios del sol y el verano.

¿Un consejo? Además de tomar del sol con la protección más adecuada para tu piel, si incorporas cremas con propóleo, te mantendrán el equilibrio polisebáceo porque es un un desinfectante natural.

La estación favorita de la dermatitis, soriasis…

Cuando se trata de soriasis, pieles atópicas, dermatitis… el verano es su estación favorita porque mejoran visiblemente, incluso puede parecer que desaparecen. Pero cuando bajan las temperaturas vuelven a florecer. Lo mejor es que utilicen productos calmantes y evitar, por supuesto, las quemaduras del sol.

Y no está nada mal seguir el consejo de dermatólogos que recomiendan tomar el sol 15 minutos por delante y 15 por detrás, como una excepción sin protección (siempre a las mejores horas de 9 a 11 y de 18 a 20). El objetivo es ayudar a la piel a autocurarse. Eso sí, después, hay que regresar al fotoprotector de altura. Eso, por supuesto.

Y si tu caso es el de una piel más madura o frágil y tiende a la rotura de capilares utiliza un factor de protección 50 y no tomes el sol en las peores horas del día que son las centrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *