No más hongos y bacterias en tu boca

Cepillarse los dientes tres veces al día, después del desayuno, la comida y la cena, se volvieron las obligaciones más importantes que todos nuestros papás nos acostumbraron hacer cuando estábamos chiquitos, de lo contrario nuestros dientes se pondrían negros y feos y hasta la chancla voladora nos pasaban.

Esta labor cobra importancia hoy en día, ya que nos ayuda a prevenir muchas de las infecciones, enfermedades y problemas bucales, siendo el protagónico en este cuidado nuestro cepillo de dientes.

Y es que, ¿Sabías que lo recomendable es cambiar tu cepillo de dientes cada 3 meses? esto debido a que el cepillo de dientes puede cultivar gérmenes, hongos y bacterias las cuales aumentan con el tiempo de uso que le das.

De igual forma es importante cambiar tu cepillo después de un resfriado, gripa, infección bucal o de garganta, ya que los gérmenes pueden esconderse en las cerdas de los cepillos, provocando que las infecciones se reactiven al volver usar el mismo cepillo después de haberte curado.

Otra de las razones por lo que es recomendable cambiar tu cepillo regularmente, atiende a que los hongos y las bacterias pueden desarrollarse en las cerdas del cepillo cuando estos tienen contacto con otro cepillo o por no haberse secado correctamente.

Para mantener una buena salud bucal es recomendable asegurarse que el cepillo de dientes esté seco entre un uso y otro, sacudirlo con fuerza bajo el chorro de agua y colocarlo en la posición correcta para que se ventile.

Un cepillo de dientes en un buen estado, teniendo los cuidados necesarios nos ayuda a prevenir caries y a prevenir los problemas de encías.

Así que ya sabes, si no quieres que la chancla voladora te siga pasando por la cabeza, cuida tus dientes y procura el buen uso y cuidado correcto de tu cepillo, así podrás mantener una buena higiene bucal previniendo cualquier tipo de infección o enfermedad, teniendo una sonrisa encantadora.

Un comentario sobre “No más hongos y bacterias en tu boca

  • el 4 diciembre, 2018 a las 10:51 AM
    Permalink

    Se lo voy a enseñar a mis hijos. Qué ya son grandes y aún les tengo que decir que lo hagan. A lo mejor me falta aplicar las lo de la chancla voladora jajajaja.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *