Los ojos digitales

Caminar por la calle, parar un taxi, subir a un autobús o hacer un transbordo de trenes son acciones que forman parte de la cotidianidad de la mayoría, pero, ¿se imagina necesitar un billete sin saber dónde comprarlo, en qué estación bajarse o, simplemente, dónde está el andén?

Ana Llauredó tiene un pequeño resto de visión y necesita utilizar el móvil para desplazarse sola por Madrid. Usa los comandos de voz de su dispositivo y un ampliador de pantalla. “La aplicación que más manejo es EMT (Empresa Municipal de Transportes de Madrid) para consultar sobre todo el código de mi autobús”, asegura Llauredó. De esta manera sabe cuántos minutos quedan para que llegue. La joven de 25 años es la Responsable de Unidad de Braille de La Once y se desplaza a diario a las oficinas del Paseo del Prado de Madrid desde Moratalaz.

Android tiene instalado Talkback y Apple la app Voice Over. Son lectores de pantalla que transmiten los mensajes con voz. “Es muy útil para desplazarse por cualquier parte, por ejemplo en el suburbano escuchas: dirígete a la cola o a la cabeza del metro y así sabes la salida”, explica Llauredó.

Javier Álvaro carece totalmente de visión y vive en Albacete con su perra guía. Apenas usa aplicaciones para la movilidad porque vive a 15 minutos de su trabajo. “Además voy andando a todas partes”, afirma. Tiene 27 años y es el director de la Once en Albacete. Para cualquier desplazamiento en pequeñas y grandes ciudades existen aplicaciones móvil muy útiles que la mayoría de discapacitados visuales sin perro guía usan a diario.

Un usuario de aplicaciones de movilidad, a punto de subirse al autobús 133 de Madrid, en las inmediaciones de Moncloa.

Moovit

Saber a qué hora va a pasar el próximo autobús, tren, metro o ferry en la parada deseada, recibir un aviso de cuándo hay que apearse del vehículo y elegir la mejor ruta hacia el destino son las funciones principales de Moovit. “La mayoría de personas sin visión que conozco en Madrid utilizan esta aplicación junto a la de la EMT”, señala Llauredó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *